Quiénes somos

Bienvenido a la red M4D (Migración para el Desarrollo), el centro mundial sobre migración y desarrollo (M+D) que reúne a más de 4800 especialistas en migración y responsables de políticas de todo el mundo. Aquí los miembros pueden intercambiar ideas e información, desarrollar habilidades y afianzar mecanismos de colaboración para aprovechar las posibilidades de desarrollo que ofrece la migración y contribuir a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Para suscribirse, haga clic aquí.

Haga clic en los siguientes enlaces para obtener más información.

¿Qué hace la red M4D?

Cree su perfil y empiece a utilizar la plataforma.

¿Desea conocer a otras personas y conectarse con ellas para intercambiar ideas y establecer relaciones de colaboración? Busque a otros miembros y comuníquese con ellos mediante la función de chat privado. Si le gusta debatir y aprender de los demás, participe en nuestros debates en línea o inicie un debate usted mismo y descubra lo que piensan otros miembros del foro. ¿Desea ampliar sus conocimientos sobre migración y desarrollo? En la pestaña “Recursos”, puede acceder a todo el material especializado que hemos desarrollado y consultar nuestra biblioteca. ¿Está elaborando un programa de formación sobre migración y desarrollo o busca aumentar significativamente sus capacidades? Contiene material de formación, manuales y cursos en línea que pueden servirle de ayuda. ¿Está elaborando un proyecto de M+D y quiere ver qué otros proyectos existen y conocer las enseñanzas que han dejado? Consulte nuestro catálogo de proyectos. También puede publicar su propio proyecto y dar difusión a informes, publicaciones, blogs y mucho más. Las ideas y los contenidos nuevos son siempre bienvenidos. Por último, también puede consultar el contenido de la pestaña “Novedades” para mantenerse informado sobre el universo de la migración y el desarrollo y promover sus propios eventos.

Cuanto más utilice la red y más contribuya a ella, más podremos hacer oír su voz y su experiencia en diálogos mundiales como el Foro Mundial sobre Migración y Desarrollo y el Foro Mundial de Alcaldes sobre Movilidad Humana, Migración y Desarrollo.

¿Qué relación existe entre la migración y el desarrollo?

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible reconoce la positiva contribución de los migrantes y la migración al desarrollo. Además, numerosos estudios han demostrado que la migración aumenta la productividad mundial en términos generales. Esto se basa en la idea tradicional de que los migrantes aportan capital y que las políticas deben centrarse en cómo aprovechar ese capital para promover el desarrollo. Dicho capital es de índole social, económica, humana y cultural, e incluye las redes que crean y el dinero que envían a sus hogares, así como las cualificaciones, la mano de obra, los valores y los rasgos culturales que aportan.

Sin embargo, los beneficios de la migración no deben ponderarse únicamente en función de los aportes que los migrantes pueden hacer a un determinado lugar. Si bien este es un aspecto fundamental, la relación que existe entre la migración y el desarrollo es mucho más compleja. De hecho, los recursos, las aspiraciones y las motivaciones de las personas, así como sus oportunidades de migrar, dependen también del contexto político y socioeconómico y del nivel de desarrollo del lugar en el que viven, el lugar al que se trasladan y los lugares que atraviesan para llegar allí. El subdesarrollo, la falta de oportunidades económicas, el cambio climático y los conflictos y la inseguridad pueden incidir en las dinámicas migratorias. Los procesos políticos, sociales y económicos de los posibles países de destino también determinan cómo, dónde y cuándo se producirán los fenómenos migratorios. Algunos de los muchos factores que influyen en las decisiones de los migrantes son las posibilidades de conseguir empleo, las ventajas percibidas de migrar, las redes sociales establecidas y los regímenes políticos vigentes.

En efecto, la migración incide en estructuras sociales, culturales, políticas y económicas más amplias, y se ve afectada a su vez por ellas, por lo que constituye un fenómeno multifacético, no lineal y complejo que nos concierne a todos. A pesar de ello, junto con la alentadora aprobación de la Agenda 2030 y las Objetivos de Desarrollo Sostenible, que aluden a la facilitación de una migración segura, ordenada y regular en beneficio de todos, se produjo una respuesta muy “reactiva” a los flujos migratorios de gran escala provocados en los últimos años por desastres naturales o conflictos como los acaecidos en Siria o Sudán del Sur. Ello se refleja en la imposición de leyes migratorias cada vez más restrictivas y la tendencia a concebir las actividades de promoción del desarrollo en los países de origen como un medio para reducir la migración. Más aún, ha generado un creciente sentimiento de xenofobia y rechazo hacia los migrantes, que se materializa en políticas y medidas contrarias a estos. Estas medidas perpetúan estereotipos, ponen en riesgo a los migrantes y privan a los países de las contribuciones que podrían aportar los migrantes y la migración.

De hecho, cuanto más se restringen los derechos de los migrantes y sus posibilidades de acceso a los servicios esenciales, más se agudizan las desventajas sistémicas que enfrentan y que les impiden salir de la pobreza, sustentar a sus familias y desarrollarse plenamente como miembros activos de sociedades cohesivas y en desarrollo. Los migrantes que no gozan de buena salud no pueden participar en la sociedad y contribuir a ella, aquellos que no tienen los papeles en regla no pueden acceder a un empleo digno y los que no han recibido educación no pueden desarrollar plenamente sus capacidades personales. Para satisfacer la oferta y la demanda del mercado mundial de trabajo hace falta una migración segura, ordenada y regular. Por su parte, los migrantes que son objeto de la discriminación, el racismo o los delitos de odio son marginados y quedan abandonados a su suerte.

Si realmente pretendemos conseguir los 17 ODS y procurar que “nadie se quede atrás”, debemos comprender la manera en que estas esferas de gobernanza se relacionan entre sí y la relación que guardan con la migración. Para ello es necesario adoptar un “enfoque gubernamental integral”, es decir, que todos los sectores de la administración pública coordinen sus esfuerzos para formular políticas coherentes que respondan a los efectos de la migración y atiendan las necesidades de los migrantes. Por consiguiente, promovemos una nueva forma de abordar la gobernanza de la migración que propicie la coherencia de las políticas en materia de migración y desarrollo mediante la incorporación de la temática migratoria en la planificación de las políticas locales y nacionales.

Hitos recientes en materia de migración y desarrollo

Desde el primer Diálogo de Alto Nivel sobre la Migración Internacional y el Desarrollo, celebrado en 2006, hasta la inclusión de la migración en los ODS en 2015 y la Declaración de Nueva York para los Refugiados y los Migrantes en 2016, el potencial de desarrollo de la migración ha ido ganando reconocimiento y hoy está plenamente reconocido e integrado en la labor de la comunidad internacional. Haga clic en los principales hitos del cronograma que figura a continuación para tener una comprensión más clara y para saber en qué esferas se aplican nuestros programas.

¿De dónde venimos?

La nueva red M4D es un espacio en que convergen dos programas mundiales que se dedican a la problemática de la migración y el desarrollo desde 2008. El programa se denomina ahora Programa Mundial Conjunto de la OIM y el PNUD sobre Coherencia Normativa en materia de Migración y Desarrollo.

La labor preliminar y la puesta en marcha de la red M4D se inició en 2008, junto con la Iniciativa Conjunta de Migración y Desarrollo, bajo la dirección del PNUD y en colaboración con otros seis organismos, entre ellos la OIM, que ideó e implementó iniciativas concretas para promover el empoderamiento de los migrantes como agentes de desarrollo en el plano local. Posteriormente, en 2011, partiendo de la idea de que la migración puede reportar mayores beneficios al desarrollo de las comunidades si se establecen marcos nacionales que conciban la migración como una prioridad de desarrollo nacional, la OIM y el PNUD pusieron en marcha el Programa sobre la Incorporación de la Migración en las Estrategias Nacionales de Desarrollo.

Sobre la base de la experiencia y las herramientas acumuladas en ambos programas, se aspira a alcanzar un enfoque más amplio y cabal que permita comprender el marco político general en que se produce la migración en cada sitio y la manera en que este puede propiciar o socavar el potencial de la migración para promover el desarrollo. Para ello es necesario examinar la manera en que la migración influye en las distintas esferas de gobernanza, como la salud, la educación, la vivienda y el acceso a la justicia, así como la manera en que cada una de estas influye a su vez en la migración, lo cual se conoce como “enfoque gubernamental integral”. El objetivo es velar por la coherencia intersectorial de las políticas.

Para obtener más información, consulte la sección “Nuestra labor” aquí.